martes, abril 10, 2007

LIMITAR LA PUBLIDAD INSTITUCIONAL AL 0'1% DEL PRESUPUESTO

Una Ley Valenciana de Publicidad Institucional que prohíba expresamente el "autobombo" en el que el Consell está gastando 100 millones de euros. Esquerra Unida impulsará una Ley Valenciana de Publicidad Institucional con el propósito de impedir la propaganda electoral encubierta y el despilfarro de recursos públicos con el único objetivo dehacer autobombo de la 'supuesta' gestión realizada por el gobierno.La Ley de Publicidad Institucional aprobada en elCongreso de los Diputados es incompetente en lo que se refiere a los gobiernos autonómicos y municipales, tal y como ha declarado la comisión encargada de controlar y suspender los anuncios. Por ello, EUPV pondrá enmarcha una ley autonómica en la próxima legislatura que "vaya más allá de las limitaciones marcadas por la norma estatal".Entre otras medidas, la formación de izquierdas quiere "limitar lapublicidad institucional al 0'1% del presupuesto y eliminar toda aquella propaganda encaminada a alabar los bondades de la acción de gobierno o simplemente a manipular la realidad, cómo hace el PP en estos momentos. ElConsell tiene en marcha, o programadas, campañas publicitarias por valorde unos 100 millones de euros y ninguna de ellas va encaminada a laconcienciación de la ciudadanía en algún tema social importante sino,simple y llanamente, se trata de un ejercicio de hagiografía del PartidoPopular".Una nueva mayoría en Les Corts convertirá la austeridad en uno de los principales pilares de la acción degobierno, lejos del actual derroche del que se jacta el ejecutivo deCamps. Los fastos y gastos suntuosos están mermando las arcas públicas demanera indecente y los 60 millones de la visita del Papa, los1'2 millones de la exhibición de Fórmula 1, los 100 millones depropaganda, la dilapidación de recursos en Les Corts Valencianes enregalos y restaurantes de lujo y, tantos y tantos agujeros perpetrados por el PP en los presupuestos públicos que deberían ir a cubrir las deficiencias de los servicios públicos. Se da la paradoja que, en muchos casos, la publicidad contratada supera el gasto de la gestión realizada. El ejemplo sintomático fue la campaña de Eduardo Zaplana quien, como ministro de trabajo, gastó más en publicitar la mísera subida de las pensiones que en financiarla.Los consellers y presidente de la Generalitat no son más que discípulos aventajados del expresident.